La consejera de Fomento, Agustina García Élez, ha defendido que el  actúa con una “visión global” desde las diferentes áreas “poniendo a disposición de las asociaciones todas las herramientas posibles para eliminar las barreras en el marco de la discapacidad”. Así, ha añadido que “la accesibilidad forma parte de nuestro vocabulario y es una condición fundamental en las decisiones que tomamos como Administración regional y que muchas políticas que generamos son transversales y llevan incluida esa palabra”.

En lo que se refiere a sus competencias desde la Consejería de Fomento, se ha referido a la apuesta por la rehabilitación dirigida a eliminar barreras arquitectónicas, un hecho que “fue olvidado en el mandado anterior”. Con las ayudas a la rehabilitación edificatoria se han destinado ya 17,6 millones de euros para beneficiar a más de 11.000 viviendas, “dignificar y adaptar esos hogares a las necesidades de sus propietarios”, ha dicho. Estas ayudas tienen continuidad este 2018, ya que esta convocatoria contempla 14,1 millones de euros más que pretenden ayudar a otras 10.000 viviendas o, lo que es lo mismo, 30.000 personas.

“La sensibilidad del Gobierno del presidente también se evidencia con la inclusión del Tercer Sector como beneficiario de las convocatorias tanto de alquiler como de rehabilitación”, una decisión que se ha tomado en este año y dentro de los márgenes que permite la ley para aplicar el Plan de Vivienda 2018-2021, ha remarcado la consejera, “por primera vez desde que existe este plan y gracias a la flexibilidad del Gobierno nacional”.

La actual línea de rehabilitación edificatoria para comunidades de propietarios ha levantado gran interés entre el sector de la arquitectura y entre las personas a título particular, una convocatoria que estará abierta a solicitudes hasta final de este año. Esta línea recoge varias circunstancias a mejorar en las viviendas, como la mejora de la eficiencia energética, la accesibilidad en los edificios, con la instalación por ejemplo de ascensores o la adecuación de rampas, la mejora de la iluminación o la mayor movilidad en los espacios comunes. En definitiva, “hacer la vida más fácil a las familias”.

Del mismo modo, la titular de Fomento del Gobierno regional ha explicado que las ayudas de la Administración van más allá del ámbito privado de los hogares, y es que la intención es que “las ciudades, calles, parques y barrios no limiten la movilidad de ningún ciudadano o ciudadana”. Ahí entran las ayudas para las Áreas de Regeneración y Renovación Urbana (ARRUs) que se abrirán antes de finalizar el año y cuyo objeto es la actuación en espacios públicos.

“Queremos con ello que el desarrollo urbano sea coherente con las necesidades de las personas con discapacidad, que no encuentren barreras y que se transformen nuestras calles para que la ciudad sea amable y acogedora para todo el mundo”, ha resumido.

http://www.lacerca.com/noticias/castilla_la_mancha/gobierno-regional-asociaciones-herramientas-eliminar-barreras-marco-discapacidad-447795-1.html